lunes, 25 julio 2016
02:45
h. Última Actualización

Correa vuelve a enzarzarse con Nebot por rentas locales

El mandatario reconoce deuda con gobiernos locales, pero critica su gestión
Los recursos son del Gobierno central, dice Reconoce problemas de liquidez

Quito /
20 feb 2016 / 08:25

El primer mandatario insiste en que no hay crisis económica. Para él, el país atraviesa por una “dificultad económica” o por “gravísimos problemas de liquidez”. En su discurso, la palabra crisis no aparece.

Y, según él, fue el Gobierno central el que absorbió el impacto de la caída del precio del petróleo en el mercado internacional. “Los gobiernos locales prácticamente no han sentido el problema”, dijo ayer durante una entrevista en la población de Chillanes, en Bolívar.

Lo dijo a pesar de que el fisco adeuda unos 813 millones de dólares a los municipios, prefecturas y juntas parroquiales, según las cuentas del alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot.

Correa reconoció la deuda: “por primera vez en estos nueve años nos atrasamos, por obvias razones”, dijo. Pero, a línea seguida criticó a quienes reclaman por los fondos. “Son ellos, explicó al menos en tres ocasiones, los que no han ahorrado, no tienen liquidez y se demuestra que son ellos, empezando por Guayaquil, los que dependen absolutamente del Gobierno central”.

Y dirigió sus dardos en contra del alcalde guayaquileño. A sus ojos, el reclamo de Jaime Nebot es una “barbaridad”.

El miércoles, el alcalde dijo que el Gobierno está reteniendo indebidamente los recursos. Según él, el fisco es el recaudador pero “la plata es de las ciudades”.

Correa, obviamente no está de acuerdo con esa lectura. “En todas partes del mundo el impuesto a la renta es del gobierno central, sino pongan sus propios impuestos; el IVA es del gobierno central. Y las asignaciones de petróleo que también reciben ¿o el municipio de Guayaquil produce petróleo?”.

Según la Constitución, aprobada durante la Revolución Ciudadana en 2008, los gobiernos autónomos se financian con, al menos, el 15 % de los ingresos permanentes -impuestos- y de un monto no al 5 % de los no permanentes -petróleo- correspondientes al Estado central.

Esas asignaciones, dice la norma, “serán predecibles, directas, oportunas y automáticas”.

Correa insistió en que los gobiernos locales no generan sus propios recursos y se han “acostumbrado a vivir solamente del Estado”. Todos, dijo, dependen del Gobierno central.

Nebot también discrepa con eso. “El Municipio de Guayaquil en 10 años no le ha pedido al Gobierno un centavo de dólar partido en cuatro y no se los va a pedir”, dijo el miércoles.

A LA CARTA