miércoles, 18 enero 2017
20:59
h. Última Actualización

La Navidad de los candidatos a la Presidencia

Un alto de tres días a la precampaña para pasar con la familia en sus casas. Una recarga de energía.

25 dic 2016 / 00:01

Una pausa de tres días al trajín preelectoral. La última del 2016 para vivir la Navidad, como los demás ecuatorianos, bajo el regocijo familiar, lejos del mundanal ruido político, de las entrevistas y de las concentraciones de la militancia y de los simpatizantes.

Cada uno de los ocho candidatos a la presidencia del Ecuador, a su manera, disfruta del último feriado del año, en los lugares donde tienen sus residencias. Atrás dejaron, por un rato, las reuniones partidistas, las caravanas motorizadas y los recorridos por los barrios.

La mayoría cerró el viernes su agenda, en unos casos en la noche y, en otros, lo hicieron ayer, con la colocación de mensajes navideños para los ecuatorianos.

El postulante de Creando Oportunidades (CREO), Guillermo Lasso, se quedó en su casa de la vía a Samborondón con su esposa María de Lourdes, donde disfrutó de una cena tradicional con el resto de sus familiares.

Dedica los tres días a descansar de una semana agitada, de recorridos y reuniones con las que se pusieron a punto los detalles del arranque de la campaña, el 3 de enero. Los últimos tuits los escribió el jueves, sobre el caso Odebrecht. Y la última actividad la tuvo el viernes, en Guayaquil, con el envío de un mensaje navideño al país.

También en su casa de la Kennedy Norte, en Guayaquil, pasa el candidato de Fuerza Ecuador, Abdalá ‘Dalo’ Bucaram Pulley, acompañado de su esposa, sus hijos y demás parientes políticos. “Lo importante es disfrutar de la fiesta como cristianos, sin lujos”, dijo a este Diario el viernes, después de finalizar sus actividades con un recorrido por Naranjal, en el sur del Guayas.

En su agenda familiar no tiene previsto abandonar la ciudad pues, dijo, dedicará todo el tiempo a descansar con su familia.

Tampoco viajó la aspirante presidencial de Partido Social Cristiano, Cynthia Viteri, quien está en su vivienda del Portón de las Lomas, en Guayaquil, con su esposo y sus cinco hijos y nietos, en un ambiente privado.

Ella también cerró sus actividades el viernes con una maratónica jornada en la provincia de Los Ríos, que comenzó antes del amanecer con una entrevista radial y terminó en la tarde con un recorrido por los cantones Quevedo, Buena Fe y Valencia.

En Guayaquil también descansa el aspirante de Compromiso Social, Iván Espinel, quien cenó en su casa con su esposa y sus dos hijos varones de 8 y 2 años.

Pero a diferencia de sus contrincantes políticos de la Costa, Espinel tiene previsto reiniciar sus actividades el lunes, con una reunión de su buró.

Todos los demás tienen programado retomar sus últimas actividades del año el martes y extenderlas hasta el viernes, cuando empieza el segundo feriado de tres días.

El aspirante de Acuerdo Nacional por el Cambio, Paco Moncayo, fue de los primeros en cerrar sus actividades el viernes, con un encuentro del grupo en Quito. Y precisamente fue en su casa de la capital donde el presidenciable celebró la Navidad con la familia reunida: su esposa, hijos y nieto.

Junto a ellos grabó el mensaje de Navidad y año nuevo de minuto y medio que, al iniciar la noche del viernes, colgó en su cuenta de Twitter. Una familia, dijo, que es su refugio y que lo anima a la lucha diaria.

También en una vivienda de las afueras de Quito pasó el aspirante presidencial de Unión Ecuatoriana, Washington Pesántez, al lado de su esposa y sus hijos de 14, 22 y 24 años. “Solo se dedicará a actividades personales porque su hija mayor retorna del exterior y su otra hija saldrá del país al finalizar el año”, informó su equipo de prensa.

Igual en Quito está el aspirante de Sociedad Patriótica, Patricio Zuquilanda, quien ha tenido pocas actividades públicas en la última semana. Él escribió su último tuit el viernes.

El postulante del oficialismo, Lenín Moreno, también disfruta de su familia. No fue confirmado el lugar donde pasó la Navidad, pero él fue el último en cerrar actividades políticas ayer. Lo hizo al caer la tarde, con una visita a la Central de Apoyo de Alianza Humanística.

A LA CARTA