martes, 06 diciembre 2016
00:07
h. Última Actualización

La soledad de Christian Viteri

La investigación del legislador lo ha convertido en una isla. El oficialismo le dio la espalda en las candidaturas; la oposición pone en duda sus intenciones.

30 nov 2016 / 00:00

Se ha quedado a la mitad de un fuego cruzado. A estas alturas, Viteri es un oficialista alterno que pasó a la primera fila de la política nacional luego de tomar por cuenta propia la investigación de los Papeles de Panamá revelada por la prensa. Desde mayo ha seguido un hilo largo enredado hasta altos representantes del Gobierno Nacional y se ha convertido en una voz solitaria y rigurosa entre el silencio de Alianza PAIS y los brazos cruzados de la oposición.

A las puertas de unas elecciones generales en las que Viteri, quien aspiraba a la reelección, no fue incluido por su partido en las listas de candidaturas, el legislador impulsa medidas para forzar a la Fiscalía General a mirar hacia las cuentas desde donde se pagaron los sobornos de la red de corrupción en el afán de descubrir a qué otros funcionarios, aun fuera del radar, pudo haber llegado dinero ilícito.

Pero es una pelea solitaria. Viteri, que dice costear con sus recursos la investigación de miles de documentos y media decena de países, se ha atrincherado. La investigación de hormiga la reparte entre su equipo de asesores. Y es reconocido por su minuciosidad en la investigación. “Cuando le presenta una prueba al país, es una prueba, un documento certificado; no cualquier papel que andaba por ahí”, anota Álvaro Suárez, uno de sus colaboradores de despacho.

Y aunque viste la camiseta verdeflex, no se lo puede considerar un oficialista en ejercicio. Su sigilo le ha ganado críticas. Y es tal, que PAIS se entera de sus hallazgos por la prensa, tras la denuncia.

“En el bloque se tiene que compartir la información. Y no sé cuándo la va a compartir (Viteri)”, apunta Gina Godoy, una de sus compañeras de bancada y comisión, que rechaza que la exclusión del nombre de Viteri en la lista de reelección se debiera al impacto negativo de la investigación contra el propio oficialismo.

Y mientras su partido lo cuestiona -como lo hiciera Carlos Marx Carrasco, de las filas de PAIS- por presentar las pruebas por partes; la oposición se divide entre el señalamiento y la marginación.

El opositor Luis Fernando Torres (Cambio-PSC), que comparte la mesa de Justicia en la comisión de Viteri, acusa al legislador de ser “un fiscalizador postizo y de última hora”. Va más allá: “el resultado de la seudoinvestigación está a la vista, después de la arremetida por todas las vías Carlos Pareja (el exministro fugado) no volverá ni cantará todo lo que quería cantar”.

El sentir del socialcristiano recoge la alineación opositora que no solo no encuentra cabida para Viteri en sus filas, sino que evita hacer eco de sus hallazgos que, en resumen, desnudaron las inconsistencias de Pareja Yannuzzelli y sus bienes no justificados, otros 11 funcionarios (hoy todos procesados) y de la propia Fiscalía que falsamente aseguraba haber recibido la información antes de la fuga de los principales sospechosos.

Viteri, cuya inmunidad para fiscalizar caducará el 14 de mayo próximo, sigue la pista de una telaraña de cuentas bancarias bajo la experiencia de décadas como abogado tributario. Su aporte de documentos constituye el 67 % del informe con el que la Legislatura está llamada a encontrar responsables políticos en una Asamblea de 137 legisladores, donde la lucha contra la corrupción es, de momento, un monólogo.

La investigación

- 16 documentos

Del informe final fueron aportados por Christian Viteri.

- 6 documentos

Fueron citas de publicaciones de prensa.

- 1 documento

Fue entregado por el oficialista Fausto Cayambe (+).

- 1 documento

Fue adjuntado por el Servicio de Rentas Internas.

La polémica

“El trabajo que está haciendo Christian Viteri está aportando información importante que él todavía no comparte con la bancada”.

Gina Godoy

Asambleísta de PAIS

“Los fiscalizadores de última hora han aparecido de las mismas entrañas del oficialismo, sin desvincularse. Esta es una estrategia”.

Luis Fernando Torres

Asambleísta de Cambio-PSC

A LA CARTA