martes, 06 diciembre 2016
00:07
h. Última Actualización

Nebot advierte con las marchas por la plusvalía

Hay gran expectativa en los alcaldes por el proyecto de ley. El presidente Rafael Correa dijo que lo enviará esta semana.

01 dic 2016 / 00:00

El proyecto de ley de plusvalía aún no llega a la Asamblea - el presidente lo enviará en esta semana- pero hay expectativa en los alcaldes sobre cuál es la intención del gobierno al remitirla con el carácter de económico urgente antes de que finalice el año y en un ambiente preelectoral.

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi, quien habla con base en el proyecto pasado y las declaraciones presentes, quiere saber cuál es la pretensión del Gobierno central.

Desde ahora, él hace un llamado al pueblo para que prepare su defensa si lo que se pretende es “llevarse parte del precio de venta de todas las casas, de todas las fincas, de todos los terrenos, de todas las regiones del país. Esto va a ser un efecto económico más catastrófico que el terremoto de Manabí”.

Hay que prepararse seriamente en defenderse, manifiesta. Y a propósito de manifestaciones, dice que el país tiene una muy próxima, poderosísima, que es la expresión del voto popular en las elecciones del 19 de febrero. “Allí la gente puede votar sin miedo y debe hacerlo contra esas cosas que no traen progreso, que traen miseria”.

Nebot cree que si la ley es para que el Estado central pueda cobrar la plusvalía cuando haga una gran obra que beneficie a gente que no ha hecho nada, es justa porque “ese es un derecho que ahora no tiene”.

Asegura que ya no hay nada que dar a los municipios, que reciben el impuesto (10 %) a la plusvalía por las ventas de las casas y que también cobran un impuesto cuando hacen una obra grande. “La ley prevé que cobren hasta el 50 por ciento del beneficio que esa obra les genere a los terratenientes. Y allí es perfectamente justo que se haga porque hay una inversión del gobierno local”.

Aunque no conoce el proyecto, el alcalde dice que ha escuchado las declaraciones de los funcionarios públicos, incluido el presidente Rafael Correa, que han dicho que comprar una cosa en algo y venderla en un valor superior no es legítimo, y que la plusvalía no debe pertenecer al dueño de las cosas sino al Estado. Considera que este es un concepto deleznable, “un atentado contra el progreso de la familia ecuatoriana, de todos los niveles y de todas las regiones”.

Según Nebot, el 75 % del pueblo rechaza estas cosas. “Esto es más impuestos, más pobreza, más traslado del dinero del pueblo a las arcas del Estado, que no se ajusta el cinturón”.

Datos

1. El porcentaje de plusvalía

Según las leyes vigentes, se debe pagar el 10 por ciento de plusvalía en un período de 20 años, por la venta de bienes inmuebles (casas, fincas, terrenos). Por ejemplo, si la venta del bien se hace en el mismo año de la compra se paga el 10 %. Si se hace a los diez años se paga el 5 %. Y si se hace a los 20 años no se paga nada.

2. El beneficiario del impuesto

El impuesto a la plusvalía se calcula y lo cobran las notarías en el momento que se registra el proceso de compraventa en las notarías y se hace la inscripción en el Registro de la Propiedad del cantón. El dinero de la plusvalía lo entregan al municipio en el que esté ubicado el bien.

3. La plusvalía por obras

Cuando un municipio desarrolla una gran obra en un determinado sector, los propietarios de los bienes aledaños deben pagar una plusvalía, que puede llegar hasta un 50 % de la revalorización. Por ejemplo, el Cabildo de Guayaquil cobrará plusvalía a los terratenientes en la zona donde se construirá el nuevo aeropuerto de Guayaquil.

4. Quién paga el impuesto

La persona que compra la casa es la que paga el impuesto a la plusvalía y lo hace en la notaría. Los municipios son los que determinan el monto, según la tabla que existe para el cálculo.

A LA CARTA