viernes, 30 septiembre 2016
15:56
h. Última Actualización

El Issfa pagó $ 20 millones por predios de Samanes en 1998

La historia de los terrenos que estaban destinados para un plan de vivienda de los militares - El gobierno de Fabián Alarcón dispuso su traspaso a la entidad

14 feb 2016 / 23:49

Solucionar el problema habitacional de la clase militar y sus familias. Ese era el fin que desde hace 18 años se tuvo proyectado para el área ocupada hoy por el parque Samanes y más extensiones de tierra que tenían como propietarios al Ministerio de Defensa y el Ejército.

En 1978, en tiempos de la dictadura, más de 400 hectáreas de esos predios ubicados en la parroquia Pascuales habían sido adquiridas, como cuerpo cierto, por parte de la fuerza castrense.

Pasaron veinte años y esas tierras seguían ociosas. El Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa), propuso entonces la compra de los predios para implementar allí uno de los planes de vivienda que tenía en proyecto para tres ciudades del país.

La negociación se concretó en 1998, durante la presidencia interina de Fabián Alarcón. Un decreto ejecutivo del 8 de enero dispuso a Ramiro Ricaurte, entonces ministro de Defensa Nacional, la celebración de un contrato de transferencia de dominio a favor del Issfa.

A su vez, Defensa debía destinar el producto de la venta de esos terrenos a la construcción de vivienda fiscal en las unidades militares que la fuerza terrestre tuviere planificado.

Fueron 200 hectáreas, de una gran superficie que se desmembró en el sector de Samanes, las que fueron traspasadas al Issfa.

El inmueble tenía como límites: al norte, parte de la urbanización Los Vergeles (en ese entonces propiedad del Ministerio de Información Pública) y el río Daule; al sur, Los Samanes y Guayacanes, el estero Alegría y el predio Los Merinos al medio; al este, el río Daule y una propiedad de la cooperativa Santa Inés; y al oeste, una propiedad del colegio militar, el complejo deportivo Filanbanco y la urbanización Los Samanes.

¿Cuánto pagó el Issfa por los terrenos? La suma de $ 20 millones, que salieron de los fondos de seguros que eran alimentados con los aportes de los militares, cuenta José Noritz, exdirector del instituto, quien entregó a EXPRESO detalles de esa transacción.

El precio del metro cuadrado en esos predios era variable. En los terrenos conocidos como Tejar-Los Merinos, estaba cotizado en $ 4,12. El Issfa canceló $ 16,9 millones.

Noritz señala que de ese monto, el 43 % salió de los fondos del seguro de retiro, invalidez y muerte, y el 57 %, del seguro de cesantía militar.

“Para el pago se hizo un cruce de cuentas. El Ministerio de Defensa debía al Issfa las aportaciones de los meses de junio, julio y agosto de 1998 y con la entrega de esos terrenos quedó saldada la deuda”, precisa.

Posteriormente, el organismo de seguridad social adquirió otras 31 hectáreas colindantes, cuyos dueños eran personas naturales y jurídicas.

Por 24 hectáreas de esa superficie se desembolsó $ 2’950.000, con precios por metro cuadrado que iban entre 2,50 y 23 dólares. Para obtener las siete hectáreas restantes la entidad militar pactó canjes de predios con el fideicomiso Indiner y el ciudadano Vicente Tingo Pilco.

En 2009 se dio el segundo intento para edificar viviendas en esas tierras. Para octubre de ese año, el Issfa tenía listo un proyecto habitacional, al que denominó “Ciudad Satélite José Joaquín de Olmedo”. Abarcaba 372 hectáreas. El plan estaba concebido para construir 15.000 casas en un plazo de 20 años.

El plan vendría a solucionar un viejo problema para los militares. Según estudios del Issfa, a esa fecha se requerían 6.000 casas para los miembros activos del Ejército, Marina y Aviación.

El proyecto se truncó con el pedido del Ministerio de Ambiente al Ministerio de Defensa, en junio de 2010, para comprar esos terrenos con miras a construir un gran parque. El resto ya es historia conocida.

Avalúo de la Dinac

Memoria descriptiva de los predios

Por pedido del Ministerio de Ambiente, la Dirección Nacional de Avalúos y Catastros (Dinac) evaluó un terreno dividido en 11 lotes, de los cuales ocho eran de propiedad del Issfa (215,7 h) y tres de la lotización Santa Inés, la Academia Naval y Radio Atalaya (8 ha).

“Predios de gran ubicación urbanística y futuro desarrollo de la ciudad”, señala el informe del avalúo emitido en noviembre de 2010, del cual este Diario posee una copia.

En su análisis de mercado, la memoria técnica y descriptiva de los bienes a valorarse señala que los terrenos “tienen una deseabilidad media alta”.

Los terrenos en Samanes

Adquisición

El 14 de octubre de 2005, el Municipio de Guayaquil compró al Issfa, mediante escritura pública, los terrenos de afectación de la autopista Terminal Terrestre-Pascuales, con un avalúo de la Dinac del año 2005. El Cabildo pagó $ 1’255.000 por 23 hectáreas, de acuerdo con la escritura.

Valoración

La Dinac valoró 223,7 hectáreas en los terrenos de Samanes que poseían escrituras. El avalúo estableció un precio de $ 13,10 por metro cuadrado para 108,4 hectáreas de los predios que pertenecían al Issfa. Las restantes 115,3 hectáreas fueron consideradas con valores de entre $ 21,82 y $ 34,24 por metro cuadrado.

Inmuebles

El inmueble sujeto de avalúo era conocido como Tejar-Merinos-Lote 4. Un macrolote compuesto a su vez por ocho lotes (215,7 h) que resultaron con un valor total de $ 43’836.719,82, y un área de otros tres propietarios particulares (8 ha), cuyo precio se estimó en $ 1’741.192,36.

A LA CARTA