martes, 27 septiembre 2016
12:44
h. Última Actualización

Glas toma la posta en la defensa del modelo económico

Admite “problemas de liquidez” pero culpa al precio del petróleo

Quito /
27 feb 2016 / 23:05

Matices. Sonrisa distinta, voz parecida, discurso idéntico. El vicepresidente Jorge Glas relevó ayer al presidente Rafael Correa en el enlace ciudadano, con una clara línea económica que apuntaba a la defensa de un modelo que, admite, tiene “problemas de liquidez”. Pero le resta importancia.

“Sí hay problemas de liquidez, indudablemente. Ha caído el precio del petróleo de manera estrepitosa, pero somos solventes y productivos”, recalcó Glas, desde Tabacundo.

El vicepresidente, quien sobrevoló rápidamente las críticas políticas, limitándolas a las muletillas oficiales de “mentirositos” y los que “representan al viejo país”, optó por concentrarse en la economía. Desde lo más pequeño: “100 puestos de trabajo”, “más de 3.000 empleos”; hasta lo más grande: las inversiones en hidrocarburo son “17 veces más de lo que eran entre el año 2000 y 2006”.

No todo es defensa, también ataque. El segundo mandatario criticó, por ejemplo, a quienes piden un Tratado de Libre Comercio con el principal socio comercial del Ecuador, Estados Unidos: “¿Para qué?”, es su respuesta oficial.

Su imagen, la de un presidenciable en cuyo partido -asegura- “no se habla aún de candidatos” sino de programas de Gobierno, intentó quitarle drama a las críticas económicas con distintas versiones de la misma idea: “Nunca hemos negado que hay dificultades, pero estamos saliendo con éxito”, dijo, después de ser protagonista de postales políticas: en la mesa de una familia, abrazos a ciudadanos, intercambio de sonrisas.

Después de todo el vicepresidente, a quien los entrevistados del espacio televisivo hacen mención como “amable, sencillo, humilde más que nada” y un funcionario cuyo “trabajo es una revolución”, es una de las figuras mencionadas al interior del oficialismo para suceder a Correa en la carrera por Carondelet. Él, como aludido, cierra la lluvia de halagos con un modesto: “No me vuelvan a hacer esto”. Y sonríe. ABP

A LA CARTA