domingo, 04 diciembre 2016
14:01
h. Última Actualización

Guayaquil a vista de Hábitat

Hay criterios para el derecho a la ciudad inclusiva. El Puerto Principal sobresale en espacio público y conectividad.Baja de calificación en derecho al suelo

19 oct 2016 / 00:02

No hay un modelo. Sin embargo, hay ciertas cualidades que identifican si una urbe se sitúa o no en el desarrollo posmodernista.

Guayaquil, ciudad de agua como Estambul o Estocolmo, tiene una imagen positiva. Pero también su talón de Aquiles que se traduce en problemas concretos para sus habitantes, según expertos en urbanismo.

Esa es la mirada sobre el Puerto Principal desde la Conferencia de Vivienda y Desarrollo Sostenible, Hábitat III, organizada por las Naciones Unidas, en Quito.

Los requisitos para el derecho a la ciudad inclusiva, como lo llaman en ese evento internacional, son: acceso a los servicios básicos como transporte, luz, agua potable, sistema de alcantarillado. En esta lista también está el derecho a la propiedad y al trabajo. Pero eso tampoco es suficiente, una ciudad “ejemplo” tiene espacios públicos y conectividad.

Sobre estos derechos hay una visión política. El legislador del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero Moisés Tacle afirma que la Alcaldía de Jaime Nebot ha cubierto casi el “100 % de los servicios básicos de Guayaquil”. Mientras, desde el oficialismo consideran que Guayaquil queda rezagada en muchos aspectos.

EXPRESO recoge los puntos pendientes y las valoraciones que tiene la ciudad.

SERVICIOS BÁSICOS.

1.El derecho a la ciudad es el interés general sobre el particular, señaló a este Diario el presidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos, Richard Calderón.

A su criterio, el Puerto Principal tiene una deuda en este tema porque no todos sus habitantes tienen agua potable, energía eléctrica ni sistema de aguas servidas.

Sin embargo, las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) revelan que la administración de Guayaquil ha hecho un esfuerzo en proveer de estos servicios a sus habitantes. Por ejemplo, el 85,5 % del agua es de la red pública, mientras el 92 % de sus habitantes tiene energía eléctrica del servicio público.

PROPIEDAD DE SUELO.

2.Este es un problema en el que coinciden todos los consultados. Según Calderón, los asentamientos humanos llegan a más de 8.000 hectáreas. Quizá el caso más dramático es el de Monte Sinaí. “La gente no es propietaria de su lote de terreno. El Municipio no ha solucionado este problema y el Gobierno central puso un tope a las invasiones”, agregó.

Pero Tacle explicó que la Municipalidad ha enfrentado con mucho éxito ese tema. “Ahora la mayoría tiene el título de propiedad de la tierra y de su vivienda”, sostuvo.

TRABAJO.

3.Otro punto a favor de Guayaquil. La capital económica del Ecuador, precisamente, es un polo de atracción para aquellos que buscan trabajo. Los habitantes de otras provincias llegan allí tras una oportunidad laboral o para crear emprendimientos. Los pequeños, medianos y grandes negocios crecen y se desarrollan en Guayaquil, a pesar de que en este ultimo año el desempleo va en aumento en todo el país.

Según el INEC, el 87, 7 % de los habitantes de Guayaquil trabaja fuera de la casa, mientras el 6, 75 % lo hace en el hogar.

ESPACIOS PÚBLICOS.

4. La Perla del Pacífico también sobresale en su transformación estética. Tiene grandes espacios públicos regenerados y con diseños vanguardistas que no generan contaminación. Un ejemplo es el malecón Simón Bolívar, que invita a un ‘promenade’ (paseo) a lo largo de sus 2,5 km de longitud. Esta obra es un modelo para otras ciudades del mundo y recuerdan al ‘waterfront’ (línea costera) de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, por ejemplo.

Pero el oficialismo cree que esos recursos podrían utilizarse en otras obras más urgentes, opinó Rosana Alvarado. “El transporte y la movilidad pública es prioritaria antes que alumbrado público en espacios públicos ricos”, dijo.

MEDIO AMBIENTE.

5.El derecho a la ciudad de Hábitat III incluye el cuidado al ambiente, con medios de transporte alternativo, es decir, olvidarse de los autos para ir en buses públicos o en bicicletas. Ese es un pendiente, dicen los legisladores.

A LA CARTA