domingo, 24 julio 2016
02:45
h. Última Actualización

Heridos y retenidos en protesta estudiantil

Estudiantes del colegio Montúfar bloquearon la avenida Napo, en el sur de Quito - Seis policías sufrieron politraumatismos

16 feb 2016 / 00:31

Bombas molotov, piedras, ladrillos, palos... Todo sirvió a los estudiantes que protestaron ayer en los exteriores del colegio Montúfar, en Quito.

Ellos exigían que se anulara la reubicación de 16 profesores decidida por el Ministerio de Educación. Édison Urbina, docente del centro estudiantil, dijo que la protesta se debía a “problemas de organización interna del colegio”.

Cerca de las 09:00, decenas de alumnos, luciendo su uniforme, bloquearon la avenida Napo. Inicialmente, la protesta fue pacífica. Sin embargo, una hora después comenzó el enfrentamiento entre los estudiantes y más de cincuenta policías.

En la calle Upano, los manifestantes colocaron arbustos, tachos de basura metálicos y llantas que prendieron fuego para repeler a los uniformados. Ellos respondieron con gas lacrimógeno.

La Policía intentó, en varias ocasiones, dispersar la protesta y hacer que los alumnos se quedaran en el colegio. Cerraron la puerta y se apostaron allí para impedirles el paso. Allí recibieron más agresiones.

Desde el techo, los jóvenes lanzaban bloques, piedras y troncos. Seis policías resultaron heridos. Cuatro menores de edad fueron retenidos y luego entregados a sus padres.

A las 11:30, tres docentes salieron a la calle y pidieron a los alumnos que se tranquilizaran y detuvieran la protesta.

Un momento tenso se vivió cuando, acompañado por sus guardaespaldas, pero sin escolta policial, llegó el ministro de Educación, Augusto Espinosa. Él planteó un diálogo con los estudiantes para solucionar el conflicto. Cuando estaba a punto de atravesar la puerta, supuestamente lo agredieron. Él dijo que una piedra, que iba en dirección de él, golpeó a su escolta.

Espinosa, indignado, dijo que los protestantes habrían “intentado asesinar a un ministro, prácticamente” por la “lluvia de piedras” que cayó cuando él ingresaba.

Hasta el cierre de esta edición, estudiantes, profesores y padres de familia dialogaban sobre tres puntos: la reubicación de los docentes, la redistribución de los cursos y el pedido de declaración de personas no gratas a dos representantes del Montúfar. Al final, la protesta no logró su objetivo.

A LA CARTA