miércoles, 31 agosto 2016
02:17
h. Última Actualización

La liquidez sigue a la baja, mientras el Riesgo País aumentó 229 puntos

La cantidad de dinero fresco que circula en la economía se contrae

07 ene 2016 / 23:37

Siguen los achaques económicos. La liquidez, aquella masa de dinero que en la dosis exacta reverdece a la economía, sigue encogiéndose, mientras que el Riesgo País ha subido, revelando así que los inversionistas no han mejorado su percepción respecto a Ecuador. Los datos vienen del mismo Banco Central. En solo un mes, de septiembre a octubre (último dato disponible), la liquidez decayó de 39.991 millones de dólares a 39.041 millones. Parte de esa contracción afectó a la banca que perdió depósitos. Pero hay otro indicador que se deteriora: el Riesgo País. El 6 de enero marcó 1.378 puntos, lejos de los 1.149 registrados un mes antes. Es decir, la percepción de los capitalistas no mejoró -o más bien empeoró- ni aun cuando el 14 de diciembre, unas dos horas antes de que venza el plazo, Ecuador pagó los 650 millones de sus bonos global-2015. ¿Qué significa que el Riesgo País se eleve? Pues que el costo de financiarse, en el caso de que Ecuador decidiera emitir bonos en el extranjero, suba. La “penalización” es así: por cada 100 puntos de Riesgo, el país debiera ofrecer un punto porcentual más que la tasa referencial de los bonos estadounidenses, para animar a que los inversionistas le compren esos títulos al Estado. Así, con un índice de 1.378 puntos, la tasa ecuatoriana se incrementaría 13,78 puntos más que la americana, considerada de riesgo cero. Es que al no haber petróleo rentable para las finanzas públicas los capitalistas temen invertir en los papeles, y los que se lanzan a comprarlos, exigen más. Entonces las dudas se dirigen a cómo se financiaría este año que pinta en el presupuesto con un déficit de 2.500 millones, especialmente cuando el 2015, según el exministro de Finanzas, Fausto Ortiz, cerró con un déficit fiscal de caja de 1.800 millones, y un déficit fiscal devengado de 4.100 millones. El Gobierno ha dicho que en este mes pagará sus deudas atrasadas con los contratistas, que le han ayudado de alguna manera a seguir inaugurando obras, pero ¿de dónde? Petroamazonas está tras la misión de que unos 17 contratos de servicios de campos maduros se renegocien. Así el país consiguió en diciembre 500 millones de financiamiento de la francesa petrolera Schlumberger. WMA

A LA CARTA