jueves, 28 julio 2016
12:06
h. Última Actualización

Los pendientes de PAIS en estos nueve años

El movimiento festejará su aniversario el 15 de enero, en Guayaquil - Hay más avances que deudas, dice el oficialismo

04 ene 2016 / 00:01

Mantienen deudas. Alianza PAIS no cumplió con todos sus ofrecimientos en estos casi nueve años al frente del poder.

“Desde el inicio había ofertas difíciles de cumplir, eran electoreras y no prácticas. Ese es el riesgo que corren los movimientos políticos que usan la propaganda y publicidad”, dijo a EXPRESO el docente de la Universidad de los Hemisferios, Abelardo Posso.

En el ámbito político, por ejemplo, el Régimen se quedó en el eslogan de la ‘revolución ciudadana’. El objetivo 10 del Plan Nacional del Buen Vivir garantiza la participación: en política pública, toma de decisiones y en el control popular de las instituciones del Estado.

Pero las puertas abiertas para escuchar a los demás han sido limitadas y discrecionales, argumenta la oposición.

Por esas consideraciones, los analistas consultados por EXPRESO creen que la primera deuda de los verde flex es la participación ciudadana. Aunque el oficialismo diga lo contrario. Según ellos, la Constitución se ha hecho con todos y ese es el Estado que queremos dibujar: social y solidario. “Ese es el paraguas sobre el cual funciona el andamiaje de la revolución”, dijo el legislador de PAIS por la provincia de Manabí, Ricardo Zambrano.

Para la oposición, otro tema pendiente es consolidar la institucionalidad. En este periodo se fortaleció el rol del Ejecutivo. “Se debilitó a las instituciones públicas y privadas, entidades de control, prensa independiente y sociedad civil”, señalan en un artículo de opinión los docentes Priscila Hermida, de la Universidad Católica del Ecuador, y Diego Grijalva, de la Universidad San Francisco.

La concentración del poder ha configurado un sistema autoritario, donde la “participación ciudadana es casi nula. Hay juicios contra líderes sociales y han dividido las organizaciones. Ese es el gran aspecto negativo de la revolución ciudadana”, señaló a EXPRESO el director ejecutivo del Centro Latinoamericano de Estudios Sociales, Sebastián Mantilla.

Así, PAIS reformó la Constitución a través de la Función Legislativa. Cambió 15 artículos con una mayoría parlamentaria, explicó a este Diario el docente de la Universidad de las Américas (UDLA), Gabriel Hidalgo.

Sin embargo, los legisladores del oficialismo aclaran que no existe ninguna concentración de poder. “Esa es una visión equivocada para incidir en la opinión pública. No es un movimiento político el que acapara el poder, sino la ciudadanía que defiende los intereses de la patria”, subrayó a este Diario el asambleísta de PAIS por la provincia de Sucumbíos, Raúl Tobar.

La tercera deuda en el plano político es fortalecer el sistema partidario. El presidente Rafael Correa ha dicho que los ecuatorianos todavía votan por personas y no por partidos. Para él es necesario “consolidar el poder porque hay muchas falencias estructurales en PAIS”, dijo después de perder las principales ciudades en las elecciones regionales de 2013.

En estos nueve años, el correísmo ha captado el poder con una fórmula de asignación de escaños que privilegia el caudillismo y el voto en plancha, sentenció Hidalgo.

Pero el movimiento gubernamental destaca las cuestiones positivas y los avances. “Hay una importante reducción de la iniquidad. Los servicios de educación y salud se han democratizado”, dijo la oficialista Mariangel Muñoz.

A LA CARTA