viernes, 22 julio 2016
19:34
h. Última Actualización

Militares piden al Issfa que no venda más tierra de Samanes

Una centena de militares retirados protestaron ayer contra el Gobierno en las calles de Guayaquil - Redactaron un manifiesto de cinco puntos a la ciudadanía

09 mar 2016 / 00:00

Las calles del centro de Guayaquil se convirtieron ayer en el escenario en el que los militares en servicio pasivo expresaron su rechazo a lo que llaman un sistemático ataque del Gobierno para el debilitamiento de las Fuerzas Armadas y de su sistema de seguridad social: el Issfa.

Los protagonistas fueron oficiales y personal de tropa, en servicio pasivo, de diversas asociaciones, que expresaron públicamente su descontento por las declaraciones del presidente Rafael Correa con las que, según ellos, va a provocar una lucha de clases en las filas castrenses y el rompimiento del principio de subordinación que rige en las Fuerzas Armadas.

“Las declaraciones del presidente y del ministro de Defensa han provocado una baja en la moral de la tropa y esto conllevará a problemas internos tanto para la conducción como en el aspecto disciplinario”, dice el teniente coronel Marcelo Flores, quien estuvo entre los oficiales que marcharon desde el parque Centenario hasta las oficinas del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) en Guayaquil, en las calles Luque y Pichincha.

El malestar del servicio pasivo, expresado ayer en las calles, fue en contra del cambio de los simbolismos, de que se desarrollen ceremonias con consignas socialistas, que se enjuicie a los militares que participaron en el combate a la subversión, que se cambie la doctrina militar y los pénsums de estudio en los institutos y escuelas militares, que se irrespeten las jerarquías y la disciplina.

El Frente de Apoyo al Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas en Guayas, organizador de la protesta de ayer en Guayaquil, manifestó su apoyo a sus pares que expresaron su inconformidad durante la ceremonia de relevo militar el 26 de febrero pasado, en la que abandonaron el acto cuando el primer mandatario iba a pronunciar su discurso.

A través de un manifiesto a la ciudadanía, el frente provincial acordó apoyar al actual Mando Militar y al directorio del Issfa. Además, solicitar al directorio del seguro militar “que no se vendan las 152 hectáreas restantes” de los terrenos en el sector de Samanes. La venta de 66 lotes al Ministerio del Ambiente es lo que originó el impasse entre militares retirados y el Gobierno nacional.

El documento también rechaza “el pretendido enfrentamiento entre tropa y oficiales, que busca socavar la unidad de los miembros de la institución militar”. Por último, el colectivo acordó seguir participando de las protestas en rechazo “al asedio permanente del Gobierno en contra del Issfa”.

El documento fue leído por el contralmirante (r) Pablo Dousdebés en el exterior de la sede del Issfa. El grupo realizará más manifestaciones que serán convocadas por las redes sociales.

A LA CARTA