miércoles, 28 septiembre 2016
01:25
h. Última Actualización

Colisión torera en la altura

Barcelona ganaba en Ambato, pero Mushuc Runa lo igualó. El Ídolo sigue sin triunfar en la Sierra y comparte la cumbre con Emelec

14 mar 2016 / 00:00

Un liderato agridulce. Barcelona vuelve a encontrar obstáculos para sumar tres puntos en la región Sierra. Primero fue ante El Nacional y posteriormente, Universidad Católica. El Ídolo derrotaba al ‘Ponchito’ pero, con un jugador menos, no pudo evitar que los locales rescatasen un empate de oro. Es líder, pero comparte la cima con su vecino: Emelec.

Se pintó de amarillo el estadio Bellavista de Ambato. Fácilmente hubo más de doce mil almas con la casaca color sol en las gradas, pero que se fueron con un sabor amargo. El resultado se le fue de las manos a los dirigidos por Guillermo Almada.

Un gol de penal fue el punto de inflexión entre Barcelona y Mushuc Runa, que protagonizaron un duelo de escasas emociones; común escenario que se vive en el Bellavista, por el estado de la cancha.

El cuadro canario no mostró esa intensidad reflejada en partidos anteriores, pero su planteamiento metódico le dio el resultado que necesitaba. Hasta el empate del ‘Ponchito’.

La ventaja llegaría gracias a una mano de José Luis Perlaza, extorero. El penal lo cambió por gol Cristian Penilla, quien sigue en la parte alta de la tabla de goleadores con cinco tantos.

A partir de eso, el juego cayó en un hueco de pasividad. Barcelona cuando tenía la pelota no arriesgaba, tomaba precauciones. Jugar en la Sierra desgasta, por lo que era necesario dosificar. De cuando en cuando, un contragolpe era el camino, pero no era claro.

Luego del gol, Humberto Pizarro movió piezas y todas en la parte ofensiva. No quería perder su buena racha (imbatible en las últimas cinco fechas, cuatro empates y un triunfo). Pero los resultados no se verían hasta la etapa de complemento.

Osvaldo Minda era de lo mejor en el conjunto torero. Sólido a la hora del mano a mano y seguro al momento de transportar el balón. Lastimosamente su segunda tarjeta amarilla se dio por una mala decisión del volante de corte. Una falta en el borde del área lo privó de vivir los últimos minutos del partido, que fueron determinantes.

Instantes después de tener un hombre más en cancha, los dueños de casa, ya lanzados al ataque, alcanzaron el empate gracias a un buen cabezazo de Maximiliano Giusti. Nada que hacer para Máximo Banguera, quien en los primeros 45 minutos evitó tres claras oportunidades de gol.

Pero de 90 minutos de juego timorato, en los últimos diez ambos se expusieron, dejando un partido más abierto y con oportunidades de bando y bando. Las emociones llegaron al reducto ambateño.

La jugada que hubiera cambiado la historia del partido la tuvo Jonathan Álvez, pero terminó dejando como héroe al zaguero Joaquín Lencinas, quien ya había obstruido una jugada parecida en el primer tiempo.

No bastó. No fue la tarde de los revulsivos del Ídolo. Pizarro volvió a tomarle el pulso a Barcelona, como en su etapa como DT de River, y la punta en solitario queda pendiente.

Un liderato agridulce. Barcelona vuelve a encontrar obstáculos para sumar tres puntos en la región Sierra. Primero fue ante El Nacional y posteriormente, Universidad Católica. El Ídolo derrotaba al ‘Ponchito’ pero, con un jugador menos, no pudo evitar que los locales rescatasen un empate de oro.

TAGS:

A LA CARTA