miércoles, 22 marzo 2017
14:29
h. Última Actualización

Luis Segovia: “Rubén Insúa dijo que no se arriesgaría por mí y aquí estoy”

En la larga lista de prometedores zagueros centrales que tiene la ‘Tri’, Luis Segovia, de El Nacional, se ha ganado un puesto. Su rendimiento con la ‘Mini-Tri’, donde es el líder de la zaga, lo convierte en gran esperanza ‘militar’.

Segovia hizo un alto para EXPRESO y repasó sus inicios, su crecimiento y sus referentes, como el ‘militar’ Carlos Castro. Hoy que triunfa en el primer equipo de los ‘puros criollos’, sueña ya con la Libertadores que jugará.

- ¿Se puso dura la clasificación?

- Hay que dejarlo todo; tenemos que salir a buscar los tres puntos para poder llegar al Mundial de Corea. Solo se vale sumar.

- Cuéntenos sus inicios.

- Desde pequeño me gustó el básquet y el ecuavóley, un deporte que seguía mi papá, quien era un gran jugador (Luis Segovia); sin embargo, conocí el fútbol y me quedo con él.

- Muchos zagueros iniciaron como delanteros. ¿Fue su caso?

- Jamás imaginé jugar en esta posición, lo mío era ser volante central o jugar de lateral.

- ¿’Militar’ desde pequeño?

- Sí, solo me he puesto dos camisetas en mi vida: la de El Nacional y la selección. Comencé a entrenar desde los ocho años en la escuela de fútbol, luego pasé a las formativas. Además vivo en Tumbaco, donde está El Nacional. Un día me llevaron a probarme y me quedé.

- ¿Se cumplieron sus sueños?

- Con la ayuda de Dios los estoy alcanzando. Es una profesión muy dura, pero si la llevas con sacrificio, disciplina y dedicación, se logra cumplir.

- ¿Cómo recuerda sus inicios al máximo nivel?

- Fue inesperado. En el 2014, con 16 años, el profesor Octavio Zambrano tenía una semana de haber llegado al club y fue a ver jugar a las menores. Me observó actuando de lateral con la sub-18 ante Independiente del Valle, pasó un día y me dijeron que debía ir a entrenar a primera categoría.

- ¿Qué sintió?

- Fue mágico. Mi mamá (Nancy Vega) estaba feliz. Lloré de la alegría. En el cuarto pensé que el esfuerzo tuvo su recompensa.

- Y llegó la selección...

- En el 2016 se agregaban los chicos nacidos en 1997. Fue entonces cuando hice microciclos y me quedé en el equipo.

- ¿La juventud es un plus o una dificultad?

Voy a contar algo. Entrenaba con el equipo de primera, me reventaba, me sacaba el aire para que el técnico me tome en cuenta. Una vez, el profesor Rubén Insúa se me acercó y me dijo: “Eres buen zaguero y juegas bien, pero por ser muy joven no te puedo dejar ser titular en el equipo, no me voy a arriesgar contigo en la defensa”. Esa fue una motivación para seguir entrenando.

- ¿Su sueño por cumplir?

- Jugar en el exterior. Admiro el fútbol de Italia, España e Inglaterra.

A LA CARTA