miércoles, 25 mayo 2016
14:58
h. Última Actualización

Ni la lluvia apagó al ‘Bombillo’

Emelec se impuso al Independiente del Valle, anoche en Sangolquí, y escaló momentáneamente a la cima

Quito /
06 mar 2016 / 00:51

Tuvo que pasar casi un lustro para que los millonarios vuelvan a celebrar en el estadio General Rumiñahui, de Sangolquí. Emelec se impuso anoche al Independiente del Valle y se apoderó momentáneamente (por gol diferencia) de la cima del Campeonato Nacional del 2016.

Ni la lluvia apagó al ‘Bombillo’ en la altura. Un fuerte aguacero se desató en el inicio de la segunda etapa.

Fernando Pinillo se aprovechó del estatismo de los defensas, para de cabeza poner a ganar al equipo guayaquileño. En la jugada se lesionó el zaguero y tuvo que abandonar la cancha.

Luego Fernando Gaibor hizo efectiva la pena máxima, que fue sancionada por falta sobre él mismo.

Los eléctricos pudieron anotar un tercer gol.

Emelec jugó sin un referente del área. Su mejor atacante para esta posición, Dennis Stracqualursi, tuvo que retirarse de última hora. El argentino estaba cumpliendo la fase de calentamiento en el gramado del estadio, pero sorpresivamente sintió un dolor estomacal y tuvo que retirarse al camerino.

El técnico Omar De Felippe cambió el libreto e hizo ingresar al nacionalizado Marcos Mondaini. Ángel Mena y Mondaini que fueron los delanteros, van por afuera y casi no transitan por el centro del ataque. El segundo pasó prácticamente inadvertido. Fue sustituido en la complementaria por el argentino Cristian Guanca.

Mena intentó hacer la individual, pero fue parado hasta con mala intención.

La falta de peso ofensivo facilitó en el primer episodio la tarea de los zagueros locales. No se notaba la ausencia de Arturo Mina en el bloque pasivo de Independiente, por la falta de exigencia. El esmeraldeño no jugó por lesión.

El Independiente del Valle, en cambio, trató de combinar la velocidad con la precisión.

Bryan Cabezas y José Angulo se convirtieron en un dolor de cabeza para los defensores del representativo guayaquileño.

El experimentado Jorge Guagua se exigió al máximo para frenar a los rápidos delanteros sangolquileño.

La historia del partido pudo reescribirse cuando moría el primer tiempo: Júnior Sornoza falló un penal, permitiendo que se agigantara la figura del golero Esteban Dreer. El marcador estaba en blanco.

TAGS:

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA