martes, 27 septiembre 2016
19:53
h. Última Actualización

El Estado recaudó $ 489 millones por bebidas y cigarrillos, en 2015

22 mar 2016 / 00:00

La reforma tributaria tendrá el carácter de económico urgente. La Asamblea Nacional deberá tramitarla en 30 días y, según el secretario jurídico de la Presidencia, Alexis Mera, llegará hasta el viernes al Legislativo.

Aunque todavía no hay mayores detalles sobre los cambios, datos del Servicio de Rentas Internas (SRI) dejan ver que Guayaquil y Quito serán las ciudades más afectadas por el alza.

¿La prueba? Esas son las ciudades que más impuestos pagan por bebidas azucaradas, licores y cigarrillos. El Impuesto a los Consumos Especiales (ICE) de esos productos llegó, en 2015, a 489,8 millones de dólares. De ese monto, 197,7 millones salieron de los bolsillos guayaquileños.

El Puerto Principal es el cantón con mayor recaudación de la Costa. En la Sierra, en cambio, Quito tiene la corona con 260,6 millones de dólares.

El presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, Francisco Alarcón, conoce estas cifras y afirma que cualquier aumento de impuestos adicional será negativo. Para él, ni las empresas ni los ciudadanos están en condiciones de soportar alzas, porque el consumo, en general, tiene caídas significativas.

En conversación con EXPRESO, Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, dijo que es un error anunciar más tributos en un momento de consumo decaído. En lugar de incentivar al empresario, asegura, el Gobierno central sigue contrayendo el mercado.

Los dos empresarios consideran que otro de los problemas con el anuncio del presidente Rafael Correa, es que genera incertidumbre porque no hay datos claros. Ayer, Mera agrandó las dudas porque dijo que más productos ingresarían en la lista. Se estudia, acotó, que todos los alimentos con azúcar tengan carga adicional.

Durante un acto en Carondelet, el funcionario también dijo que se modificaría el Impuesto a la Salida de Divisas. No dio detalles.

La Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos y Bebidas (Anfab) mira con preocupación la situación. Ayer, sus representantes mantuvieron una reunión privada para analizar escenarios. Hoy seguirán los diálogos. JMF

A LA CARTA