domingo, 04 diciembre 2016
14:01
h. Última Actualización

La fila del desempleo crece con 93.677 ecuatorianos más

El tercer trimestre del año vuelve a presentar cifras negativas en el mercado laboral.Los empresarios coinciden en que la situación se torna asfixiante

18 oct 2016 / 00:02

El escenario no mejora. Pese al discurso gubernamental, que asegura que la economía está en fase de recuperación, las cifras de empleo no respaldan la aspiración oficial. La prueba contundente es que la lista de ecuatorianos que tiene empleo pleno sigue a la baja.

Según el último reporte del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en esa categoría -que abarca a quienes tienen condiciones óptimas de trabajo- había 3,4 millones de trabajadores, hasta septiembre de 2015. El dato del tercer trimestre de este año, en cambio, es de 3,1 millones de individuos. Casi 341.452 personas sin el trabajo que tenían.

Algunos, destaca el Gobierno, se jubilaron o dejaron de trabajar voluntariamente. Otros perdieron su fuente de recursos.

¿En dónde están esos extrabajadores plenos? Muchos engrosaron las listas del subempleo. En el periodo analizado, ese indicador pasó de 1’121.988 personas a 1’560.342. Un incremento de 438.354 ciudadanos.

El sector privado tiene su lectura del suceso. Ellos coinciden en que las condiciones actuales son negativas para la generación de empleo. Las decisiones del Gobierno, señalan, tienen un efecto en cadena que perjudica a todos.

Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, analiza todas las estadísticas que publicó el INEC, ayer. Entre julio y septiembre de este año, el desempleo marcó un 5,2 % (unas 419.173 personas). En el mismo periodo de 2015 fue de 4,3 % (325.496). Es decir, 93.677 ciudadanos más. Un incremento que se veía venir, aseguró a EXPRESO.

El alza de impuestos como el IVA -que pasó del 12 % al 14 %- y la inestabilidad jurídica que “ahuyenta las nuevas inversiones” son parte de las motivaciones de los números negativos. Alarcón dijo que si el consumidor gasta menos porque no tiene recursos porque perdió su empleo, las empresas están obligadas a reducir gastos. Uno de ellos, la nómina. La generación de desempleo es, entonces, un círculo vicioso, sentenció Alarcón.

Con él está de acuerdo el presidente de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), Daniel Legarda. Al ver las cifras del INEC, el empresario reconoció que la situación es el efecto “de la compleja coyuntura que afronta la empresa privada y que se ahonda con el perverso sistema laboral vigente”.

Otro indicador que preocupa es que, a más de perder su empleo, el ecuatoriano tarda más tiempo en encontrar uno nuevo. El 31,2 % de los desempleados tarda entre dos y seis meses en tener un nuevo empleo.

A LA CARTA