martes, 06 diciembre 2016
23:31
h. Última Actualización

Lo ambiental reemplaza los cupos

El carro importado y nacional deberá adoptar nuevas normas que ayuden a mitigar su nivel de contaminación. Las ensambladoras apoyan la medida, pero piden hasta 2 años para cumplirla

18 oct 2016 / 00:02

La eliminación de los cupos de importación de vehículos, prevista para el 2017, tendrá reglas que la sustituyan. Si bien el Gobierno anunció una apertura comercial para el sector, ahora se deberá cumplir con nuevas exigencias ambientales y de seguridad.

Aún no se hace oficial, pero el presidente Rafael Correa anunció que todos los vehículos que se comercialicen en el país deberán estar adaptados a la norma ambiental Euro3, como parte del acuerdo comercial que el país tiene previsto firmar este año con la Unión Europea. Una medida que garantiza el uso de motores más eficientes con el consumo de combustible.

Tanto importadores como representantes de la industria de ensamblaje esperan los alcances de esta disposición que los llevaría a replantearse las nuevas reglas de juego en un mercado que, este año, prevé cerrar con un total de 60.000 unidades vendidas, frente a las 82.000 del año pasado.

En el caso de la industria de ensamblaje, explica David Molina, las industrias están a favor de someterse a las nuevas disposiciones ambientales, siempre y cuando se les dé plazos adecuados para poder implementar las nuevas medidas. El presidente de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae) explica que en el mercado ya se venden varios modelos producidos localmente bajo la norma Euro3; no obstante, dice, sí se necesitará de un tiempo prudente para que toda la industria pueda adaptar sus procesos de producción. “Nosotros estimamos que podría ser un plazo de alrededor de 24 meses o un poco más en algunos casos”, dijo.

Ayer, el ministro de la Producción, Santiago León, confirmó a EXPRESO que el Gobierno delinea esta nueva política, que no solo pasa por lo ambiental, sino por las normas de seguridad que requiere el consumidor final. Si bien se suspendieron los cupos, ahora “tenemos que asegurarnos de que no haya un exceso de importaciones (de vehículos) por un lado, pero lo más importante es cuidar la eficiencia y la seguridad para los ciudadanos”.

Estos cambios, explica en el sector de ensamblaje, podrían generar un leve incremento de precios en algunos casos. Todo dependerá del tipo de adaptación. Habrá casos en los que simplemente sea de reemplazar un motor por otro. Sí va a haber incrementos, pero no tan significativos”.

Jaime Cucalón, presidente de la Asociación Ecuatoriana Automotriz (AEA), está a la expectativa de esta nueva disposición de la que, dice, aún espera detalles. Los importadores deberán medir el “alivio o no” que puede representar esta nueva disposición, frente a la política de cupos, aún en vigencia, que para este año prevé dejar hasta un 40 % menos en ventas para el sector.

Los ensambladores dicen estar de acuerdo con liberar el mercado a partir de 2017, pero piden al Gobierno ajustar la política arancelaria a favor de la industria de ensamblaje local. Pagar un arancel del 15% para las partes y piezas CKD las hace menos competitivas frente al carro importado.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA