jueves, 28 julio 2016
01:38
h. Última Actualización

Arranca campaña ‘Que no te toque’, contra el abuso sexual en los buses de la Metrovía

Desde ayer está en marcha iniciativa en defensa de las mujeres

09 mar 2016 / 00:00

Los buses articulados y alimentadores de la Metrovía de Guayaquil participan en la campaña ‘Que no te toque’, contra el abuso sexual en el transporte público, presentada ayer en CinemaMalecón.

Esta se desarrolla desde el 8 de marzo hasta diciembre.

‘Que no te toque’ es una iniciativa de los alumnos de la Escuela de Diseño Gráfico y Comunicación Visual de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Se transformó en un proyecto de vinculación con la comunidad, presentado a la fundación María Guare y al Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam).

Estas a su vez llevaron el plan a la Dirección de Acción Social y Educación del Municipio de Guayaquil (DASE), que concretó la campaña con la fundación Metrovía y el apoyo de la Policía Nacional.

Partiendo del concepto de que se considera violencia sexual el “imponer o someter a una persona a realizar actos de naturaleza sexual, sin que exista penetración”, y que dentro de esta categoría están los comentarios con contenido sexual, caricias no deseadas y exhibicionismo, las usuarias del servicio de la Metrovía son convocadas a denunciar estos hechos.

Así lo anunció ayer Ana Luisa Vallejo, jefa de Marketing de la DASE.

La víctima debe informar de la agresión al chofer de la Metrovía, quien activará un botón de pánico colocado en el bus o a través de un celular o un pisón dentro del carro (que presiona con el pie). De esta forma alertará a la Policía y al guardia de la parada más cercana. Allí la agredida deberá bajarse del bus, donde retendrán al agresor hasta que llegue la Policía, que levantará un parte y la víctima o testigo debe poner la denuncia en la Fiscalía.

Leopoldo Falquez, gerente general de Metrovía, anunció a EXPRESO que en 2 a 3 semanas los 400 buses tendrán un sistema de alerta a través de tabletas.

Según encuestas hechas en la Metrovía, el 60 % de las mujeres asegura haber sido abusada de esta manera.

Vallejo explicó que el abuso sexual ocurre cuando “por medio de la intimidación, amenaza, engaño o fuerza, una persona obliga a otra a aceptar o realizar actos en contra de su voluntad”.

“La fundación Metrovía mantiene una campaña permanente para que se respete el lugar de las personas discapacitadas, ancianos, mujeres y niños dentro de las unidades. Se controla que la parte delantera del bus articulado sea preferentemente para estas personas y que los asientos azules sean para damas en toda la unidad”, dijo Falquez e hizo hincapié en que el cumplimiento de estas campañas es responsabilidad de los ciudadanos pues no se los puede obligar. MVM

A LA CARTA