martes, 06 diciembre 2016
00:07
h. Última Actualización

Peligro constante en la vía a Daule por 900 metros de muro

Las divisiones de hormigón carecen de pintura. El índice de accidentes de tránsito aumenta por la falta de visibilidad. Hay problemas en tres tramos.

01 dic 2016 / 00:00

Dos vehículos encunetados en la vía a Daule fueron reportados esta semana a la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM).

Si bien la afectación de las unidades no ocasionó víctimas, el peligro persiste en este sector norte de Guayaquil, específicamente en los kilómetros 10,5 (Fuerte Huancavilca), 12,5 (Parque California) y 14,5 (parroquia Pascuales).

Los conductores, especialmente los que no frecuentan la zona, rozan con los muros divisorios o son protagonistas de accidentes de tránsito al tratar de esquivarlos.

Las cejas de hormigón (que no superan los 20 centímetros de altura y un ancho de 30 centímetros) tienen una extensión total de 900 metros en ambos sentidos de la carretera.

La mayoría de los encunetamientos o accidentes de tránsito por el colapso con los muros ocurren en las noches, debido a la poca visibilidad. Las luminarias están cada 80 metros, aunque no todas funcionan.

A ello se suma que los muros de hormigón no están pintados, pasando desapercibidos para algunos choferes.

Basta observar de cerca los rebordes para apreciar su deterioro, debido a los continuos golpes con el parachoque de los automotores.

“En dos ocasiones mi auto se ha golpeado con el muro de hormigón, afectando las puntas de eje. El asunto es: ¿a quién le reclamo?”, manifestó el taxista Gerardo Ordóñez.

Roberto Hernández comentó sobre la mala experiencia que vivió cuando el expreso escolar que manejaba se encunetó al tratar de tomar el carril que conecta con Mucho Lote. “Me confié en que había sido retirada una parte del muro. Cuando traté de esquivar fue tarde y me quedé atrapado en medio del hormigón”, relató.

De una experiencia similar fue protagonista Vicente Calderón, pero a la altura de Parque California.

“Al intentar salir del embotellamiento no me percaté del muro. Quedarme atrapado dificultó aún más el tránsito, además que no faltó el reclamo de algunos conductores incomprensibles”, señaló.

Otro detalle al que se refieren los choferes es que el invierno también les representa un peligro, ya que las cejas de hormigón son difíciles de observar.

“Deben tomarse correctivos antes de que llegue el invierno y no esperar que suceda una desgracia mayor”, opinó el comerciante Horacio Palma, quien desde su negocio de ropa ha sido testigo de cómo cinco automotores se han quedado embancados.

Peligro

Peligro constante en la vía a Daule por 900 metros de muro

Uno de los sectores conflictivos

Lineales o curvos. Es el diseño de los muros de hormigón, siendo uno de los sectores con mayor riesgo el kilómetro 10,5, a la altura del Frente Huancavilca.

Correctivos

En enero se retirarán las cejas

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) anunció que realizará correctivos en la vía a Daule, específicamente en el retiro de la pequeña barrera.

El jefe de Planificación de Tránsito de la entidad, Freddy Granda, anunció que en enero del 2017 iniciará el desalojo del muro.

El funcionario recordó que dichas cejas de hormigón fueron construidas originalmente para la circulación de los buses intercantonales e interprovinciales, pero ya no toman esta ruta.

A LA CARTA