martes, 06 diciembre 2016
00:07
h. Última Actualización

25 grupos de voluntarios discuten sobre tener una ley

Representantes de fundaciones reunidos en EXPRESO expusieron la necesidad de una normativa. Es uno de sus desafíos, al igual que conseguir más miembros.

30 nov 2016 / 00:00

Regular el accionar del voluntariado es una de las premisas con las que la Asociación Coordinadora del Voluntariado (Acorvol) ha visto necesario contar. “Es necesario tener una institución que nos regule. No porque nosotras no sepamos cómo hacerlo”, dice la presidenta de Acorvol, Alba Viteri de Salame.

La dirigente explica que la normativa sería para regular el buen accionar de las instituciones que trabajan en el voluntariado, porque se han dado casos que se conforman fundaciones que no son, del todo, para hacer obra social.

Lo expuesto fue discutido ayer entre los asistentes a la jornada ‘El trabajo del siglo XXI: asistencialismo vs. transformación para el cambio social’, que se realizó durante dos días en las instalaciones de Diario EXPRESO, y en la que participaron, como oyentes y ponentes, representantes de 25 fundaciones afiliadas a Acorvol, que reúne a 66 agrupaciones con el mismo fin: la ayuda social.

Durante la mesa de trabajo: El voluntariado como promotor activo del cambio social, uno de los ponentes, Jorge Véliz (de World Vision), dijo que “el apoyo al voluntariado debe ser una política de Estado”. Y a sus colegas les dio esperanza.

“Con el terremoto de abril se pudo hacer visible la presencia del voluntariado en el país, por la cantidad de voluntarios que se movilizaron para ayudar”. Eso sirvió, dijo, para ser visibles para las autoridades y que puedan ser considerados, incluso, para participar en una mesa de trabajo con el Gobierno.

Algunas de sus compañeras sugirieron unirse para hacer fuerza y que la ley que requieren sea una realidad. Alguna voz incluso opinó que, aprovechando el período electoral, el voluntariado debería hacer incidencia política para buscar promover esa ley.

“No debemos conformarnos solo con un reglamento, sino con una ley, un grupo de normativas que indique, entre otras cosas, cómo nos conformamos, cómo nos financiamos, para qué existimos, cómo nos gobernamos”, expresó Jenny Poveda, quien hace voluntariado en las filas de Acorvol.

Para Elizabeth Orellana, de Children Internacional, más allá de la reglamentación está el hecho de llegar a más gente que sea capaz de hacer voluntariado. Por lo que la institución que representa trabaja con niños y jóvenes para sembrar en ellos ese espíritu de entrega.

Children Internacional está presente en el mundo desde 1936, y en Ecuador desde 1989; trabaja en la erradicación de la pobreza

Norma Pesántez de Rodríguez coincide con su colega. Ella vino desde Cuenca en representación de la Fundación Ecuatoriana de Trabajo Voluntario - Coordinación y Capacitación del Voluntariado en el Azuay. “Es constructivo para todos que nos unamos, que existan gestores para que haya una ley”, opinó.

La institución que representa Pesántez trabaja para mejorar la calidad de vida de personas de escasos recursos y con movilidad reducida.

Para Letty Rivera Sánchez, del Programa Voluntariado Ciudadanía y Desarrollo Social, con sede en Manabí, la jornada le servirá para compartir con sus compañeros técnicas para poder mejorar y avanzar con el nuevo voluntariado, que son los jóvenes, ya que es una prioridad incrementar ese voluntariado en sus filas, dice.

Esta agrupación trabaja con la capacitación a jóvenes para que concreten emprendimientos y a la par hagan trabajo social.

Voces

25 grupos de voluntarios discuten sobre tener una ley

Elizabeth Orellana

En representación de Children Internacional - Guayaquil

“A través de juegos, capacitamos a niños en determinadas habilidades de vida (autoconocimiento, empatía, comunicación asertiva) que les permitirá ser personas empleadas y empleables”.

25 grupos de voluntarios discuten sobre tener una ley

Letty Rivera Sánchez

Programa Voluntariado Ciudadanía y Desarrollo Social

“La fundación apoya a los niños que nacen con sida. Con los jóvenes trabajamos con charlas de prevención. Y también se trabaja con talleres y emprendimientos de ecología y medio ambiente”.

25 grupos de voluntarios discuten sobre tener una ley

María Isabel Hernández

Miembro del directorio de Fundación Sonrisa Feliz

“Damos atención odontológica a bajo costo y algunos pacientes que son remitidos la reciben gratis. Visitamos sectores urbanos marginales con campañas de salud”.

Se debe motivar a los jóvenes

Las universidades deben profundizar la idea de la responsabilidad social y trabajar con el voluntariado para responder a problemas y demandas de la sociedad civil. A esa conclusión se llegó en la ponencia ‘Nuevas formas de voluntariado: Los desafíos a enfrentar desde el voluntariado universitario’.

Carolina Portaluppi, directora de vinculación de la Universidad Casa Grande, señaló que las instituciones de educación superior pueden cumplir ese objetivo desde sus funciones sustanciales, que incluyen el vínculo con la comunidad.

Por su parte, Sandra Mendoza, directora de la carrera de Trabajo Social de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, explicó que se debe priorizar la formación del estudiante para que incorpore principios de equidad en su ejercicio profesional. Agregó que los convenios con entidades deben concretar objetivos comunes.

Así coincide Alba Viteri de Salame, presidenta de Acorvol, quien opinó que se debe coordinar con las universidades para que exista un acercamiento. “Hace falta decirles a los jóvenes qué esperamos de ellos para que estén prestos a trabajar con nosotros”.

Datos

- Entre los grupos afiliados a Acorvol que participaron de las mesas de trabajo están Padre Antonio Amador, Asvol, Madre Teresa.

- Otros representantes fueron: Cooperadoras Salesianas, Oscus, Acosvol, Fundación Fibrosis quística, Íñigo Álvarez, Leonidas Ortega, Misión Alianza, Un techo para mi país.

- El 5 de diciembre el voluntariado en el mundo celebra su Día Internacional.

A LA CARTA