domingo, 04 diciembre 2016
15:21
h. Última Actualización

Los desvíos reducen tiempo pero sorprenden a usuarios

El cambio de rutas obliga a algunos pasajeros a caminar. La Autoridad cierra también la salida de vehículos del Mall del Sol que da hacia la Tanca Marengo

19 oct 2016 / 00:02

En medio de la sorpresa y malestar de pasajeros, los vehículos de once líneas urbanas provenientes del norte de la ciudad iniciaron ayer unnuevo recorrido temporal.

La modificación de la ruta obedece a los trabajos de repavimentación que se ejecutan en la avenida José Ala-Vedra Tama, arteria que conecta con la Francisco de Orellana.

La Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) resolvió en último momento que por la vía donde se realizan las labores solo circulen los vehículos livianos, con la finalidad de disminuir los embotellamientos.

El jefe de Planificación de la ATM, Freddy Granda, señaló que se suspende el estacionamiento de carros en el lado derecho de la José Ala-Vedra. “Precisamente para evitar la formación de un cuello de botella”, añadió.

Los usuarios se quejaron por la falta de información; además de que deben caminar más de seis cuadras para llegar a la avenida Juan Tanca Marengo o sus inmediaciones.

Al menos durante tres semanas, los buses son desviados por las calles Miguel H. Alcívar y José Santiago Castillo.

El malestar era evidente, especialmente de quienes habitualmente se quedaban al pie del Mall del Sol para dirigirse a realizar sus labores.

La mayoría de pasajeros proviene de sectores como la ciudadela Martha de Roldós, vía a Daule, La Garzota, Alborada, entre otros sitios del norte.

En el recorrido que efectuó Diario EXPRESO, recogió las quejas de ciudadanos que desarrollan sus actividades en las inmediaciones del Mall del Sol y la terminal del aeropuerto José Joquín de Olmedo.

No faltaron los usuarios que exigían a los choferes una explicación por el desvío de los buses. Los conductores se limitaban a indicar que no era su responsabilidad.

Más aún, hasta hubo casos de choferes que dijeron desconocer sobre la disposición y avanzaron hasta la avenida Ala-Vedra, siendo desviados por agentes civiles de tránsito.

Los pasajeros solicitaron a la Policía Nacional que patrulle especialmente la calle José Santiago Castillo, ya que permanece desolada.

Granda informó que hasta el momento se ha descartado la prohibición de estacionamiento en esa arteria. “Habría que ver cómo se comporta el tráfico en el punto, acorde a ello se decidirá si se coloca o no la señalización de prohibido estacionarse”, puntualizó.

Recordó que en la intervención de la avenida Ala-Vedra se recurrirá a un hormigón de fraguado rápido, proceso que toma tres días, en espera de una pronta habilitación de la vía.

Paralelamente la ATM cerró la salida vehicular del Mall del Sol que conecta directamente con la Juan Tanca Marengo. Los automotores solo podrán salir por la calle Joaquín Orrantia y avenida Guillermo Pareja.

“El objetivo es disminuir la congestión vehicular y evitar que recojan pasajeros en el sitio”, indicó el comandante de la ATM, Luis Lalama.

En los exteriores de la puerta sellada se levantan mallas metálicas para facilitar la circulación de los transeúntes. Está previsto que los trabajos finalicen el 28 de este mes.

Mientras, el cruce peatonal fue trasladado a la altura de la Joaquín Orrantia.

A LA CARTA