sábado, 10 diciembre 2016
00:06
h. Última Actualización

La crisis se asentará este año

Cinco economistas prevén un futuro gris - Ellos insisten en que el Gobierno debe ir al FMI a subsanar su déficit z La baja de depósitos los preocupa

20 ene 2016 / 23:59

El petróleo sigue siendo el rey. Y fue en su reinado que se centró la ponencia de los cinco economistas reunidos el martes en la noche: Alberto Dahik, Santiago Bucaram, Jorge Calderón, Santiago Gangotena y Sebastián Oleas, en la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), para analizar hacia qué puerto se enrumba el país este 2016.

No hay indicios de que el “commodity” se recupere y eso debe motivar al Gobierno no solo a reconocer “la crisis”, dicen, sino a tejer medidas urgentes para que lo que auguraron como un mal temporal, tenga el costo mínimo.

Se ha vivido un segundo auge de petróleo, pero lo que se observa es que esos ingresos no sirvieron para alentar a otras industrias para que compensen las rentas que se pierden cuando el crudo se cotiza a un menor precio. “Seguimos con la misma estructura productiva (...) la misma estructura laboral: tenemos poco empleo de calidad”, indicó Sebastián Oleas, profesor asistente de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

Jorge Calderón, decano de la Facultad de Economía de la UEES, focalizó su discurso en el nulo avance en materia empresarial. De las 843 mil empresas registradas en el país, el grueso sigue siendo del sector de la microempresa (760 mil). Lo que revela, dijo, que ni la estrategia para cambiar la matriz productiva o los créditos del 5-5-5 (5.000 dólares, al 5 % a 5 años) de la banca pública para estimular a las pequeñas dieron frutos: La estructura sigue siendo de hace 9 años.

Santiago Bucaram, director del Instituto de Economía de la USFQ, fue contundente. Él ve a la economía como una avión a punto de caer. Hay que tratar de hacer que la caída sea lo “mejor posible” de tal manera que se salve a la mayor cantidad de pasajeros, dijo. El piloto es el Gobierno. Se refiere a que, pese a que lo que se viene es un panorama de menos ingresos (por los pronósticos de caída libre del petróleo), se intenta contener la salida de divisas con medidas que no paliarán el déficit comercial, como una salvaguardia general o un timbre que ha sufrido varias versiones dentro del Ejecutivo.

Santiago Gangotena, profesor asistente de la USFQ, centró su charla en el clima financiero y monetario. Para él, es una alerta roja la caída de los depósitos, motivada por la caída de los ingresos por exportaciones petroleras, que no solo contrajo la base monetaria sino la oferta monetaria (crédito). Luego tomó la posta de la conferencia el exvicepresidente de la República Alberto Dahik, quien también se detuvo a evaluar la situación de la banca. Enseguida otra analogía. “Usted puede tener al mejor atleta del mundo, le sacan sangre y en una primera etapa, se pone anémico; en la segunda etapa, se muere. Una economía tiene, en el medio circulante, y sobre todo en el crédito, su sangre. La economía puede tener fantásticas industrias, extraordinarias tierras agrícolas, magníficos empresarios, extraordinarias potencialidades, si no hay crédito, se desacelera, (es por eso que) si va más allá la caída del crédito, sucumbe”.

La pregunta que se hicieron los economistas es ahora que se vienen los ajustes, ¿hacia dónde tirarán el balón? Para ellos no es con más salvaguardias a las importaciones, que buscan evitar más salidas de divisas, sino con mensajes claros al exterior para conseguir crédito barato, a través del FMI, por ejemplo, que calme a los mercados internacionales y aminoren el Riesgo País (supera ya los 1.600 puntos y eso significan 16 puntos por encima de los bonos americanos).

Dahik, como su mentor, sigue apoyando la compra, a través de una subasta en las bolsas, de un timbre que le permita a los importadores traer mercadería del exterior. Pero antes, además de un rosario de otras medidas, afirmó, se deberían eliminar el resto de aranceles que agobian al importador.

Los protagonistas

Santiago Bucaram

“No es válida la tesis de las salvaguardias”

Para el doctor en Economía de Recursos Naturales de la University of California at Davis, un argumento “para mantener salvaguardias es que el dólar se ha apreciado y las monedas de los vecinos se están depreciando, pero vemos que todos los que se están depreciando tienen problemas en sus balanzas comerciales”.

Sebastián Oleas

“Un déficit fiscal que ha ido creciendo”

El candidato a doctor en Economía de Arizona State University considera que el gasto público y el Producto Interno Bruto se han movido de la mano. Pero el gran influjo de recursos, afirmó, no fue suficiente, pues “vemos un déficit fiscal creciente. Gastamos más de lo que ingresamos y como no nos alcanzó, recurrimos al crédito costoso”.

Alberto Dahik

“La recesión puede afectar a la banca”

El economista dice que el primer paso “que tenemos que dar es salir de la negación para luego actuar, si no la hemorragia continuará y la recesión se agravará. La caída del crédito impactó en los dos trimestres de caída de la economía y también en el último trimestre. La recesión puede deteriorar tanto la cartera de la banca que se puede ir”.

Jorge Calderón

“Guayas tiene el 19 % de las empresas”

En la actualidad cursa un doctorado en Management and Organizational Behavior en Tulane University. El molde empresarial es el mismo. Así, dijo, que en Guayas se encuentra el 19 % y en Pichincha cerca del 25 %. Sin embargo, esta última cifra se ve influenciada porque en Quito se concentran las empresas del sector público.

Santiago Gangotena

“Hace falta recuperar la confianza”

Es candidato a doctor en Economía de George Mason University. Posee un máster en Economía de North Carolina State University. Para él, un gran nubarrón que se avecina tiene que ver con la continuada caída en los precios del oro negro que ha causado un desequilibrio monetario. Urge, afirmó, medidas que recuperen la confianza.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA