martes, 06 diciembre 2016
14:17
h. Última Actualización

El avión que trasladaba al Chapecoense incumplió el plan de vuelo

La principal hipótesis para el accidente es una falta de combustible del avión chárter.

30 nov 2016 / 12:54

El avión de Lamia, siniestrado en Colombia el lunes 28 de noviembre, incumplió el plan de reabastecerse de combustible en la capital colombiana, informó este miércoles una fuente de la compañía. “El avión debería reabastecerse en Bogotá”, pero siguió su curso hacia Medellín, afirmó Gustavo Vargas, representante de la compañía aérea al diario Página Siete.

La principal hipótesis para el accidente es una falta de combustible del avión chárter que transportaba a futbolistas, directivos del Chapecoense y periodistas desde la ciudad boliviana de Santa Cruz (este), donde habían viajado en vuelo comercial desde Sao Paulo. “El piloto es el que toma la decisión de no entrar, porque pensó que le alcanzaba el combustible”, insistió Vargas.

Según el funcionario, “en el plan de vuelo estaba la opción de que (la nave) entre a Cobija (frontera boliviana con Brasil), pero luego se habló de la opción de Bogotá para reabastecerse”. Una investigación al respecto está en curso por las autoridades colombianas a las que se sumarán técnicos de la boliviana Dirección General de Aeronáutica Civil. “Tenemos que investigar por qué (el piloto) tomó la determinación de irse en forma directa a Medellín”, sostuvo Vargas.

La investigación se realiza a partir de “las pruebas técnicas, documentales y de rigor” del avión siniestrado, una aeronave avión BA 146 que se estrelló el lunes en la noche en una remota zona a 3.300 metros de altura cuando estaba llegando a su destino en el aeropuerto de Rionegro, a las afueras de Medellín, reportó un comunicado de Aeronáutica Civil de Colombia. Su director, Alfredo Bocanegra, declaró en su país que “no se comprende cómo si estaba sin combustible no se declaró en emergencia”.

El avión se precipitó a tierra con 77 personas a bordo: 68 pasajeros y nueve tripulantes, de los cuales han sobrevivido seis: tres futbolistas, una auxiliar de vuelo, un técnico de vuelo y un periodista, todos internados en clínicas cercanas a Rionegro.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA