lunes, 05 diciembre 2016
12:06
h. Última Actualización

Los líderes bolivarianos toman la posta de Fidel

“Trascenderá en el tiempo”, dice el presidente ecuatoriano, que prevé nuevas tormentas en la región. Los restos del líder cubano partieron a su morada final.

01 dic 2016 / 00:00

Ante cientos de miles de emocionados cubanos que colmaron la Plaza de la Revolución, líderes latinoamericanos de izquierda prometieron la noche del martes llevar la antorcha de Fidel Castro y honraron su legado.

En un corto discurso que cerró la última jornada de honras fúnebres en la capital cubana, el presidente Raúl Castro evocó con voz firme la gesta de su hermano, fallecido el pasado viernes a los 90 años. “Querido Fidel (...) te decimos, junto a nuestro abnegado, combativo y heroico pueblo: ¡Hasta la victoria siempre!”, clamó.

Los presidentes de Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Venezuela se comprometieron con el legado del padre de la Revolución Cubana al grito de “¡Yo soy Fidel!”.

Castro fue un aliado estrecho de los gobiernos de izquierda que llegaron al poder por las urnas a finales de los noventa. Hoy esa tendencia parece haber entrado en declive tras reveses en Argentina y Brasil, y las dificultades que enfrenta en Venezuela.

“Por esas ideas seguiremos luchando, ¡lo juramos!”, clamó el ecuatoriano Rafael Correa durante su intervención mientras el venezolano Nicolás Maduro destacó el coraje de Fidel.

Ayer salió una caravana con las cenizas de Fidel Castro, que recorrerá 13 de las 15 provincias antes de su llegada el domingo a Santiago, a unos 950 km de La Habana. El trayecto marcará la ruta a la inversa de la Revolución que encabezó el guerrillero barbudo hace más de medio siglo tras la caída de Fulgencio Batista.

Duelo

Los líderes bolivarianos toman la posta de Fidel

Despedida en familia

Durante las honras fúnebres, Dalia Soto de Valle con Alejandro (i), Alexis y Alex Castro, tres de los cinco hijos que tuvo con Fidel.

Palabras de Correa en el acto final

El presidente ecuatoriano Rafael Correa Delgado, el primer líder extranjero que intervino en el homenaje del martes, sostuvo que el ejemplo de Fidel Castro “transcenderá en el tiempo” y vivirá en todo el continente americano.

Calificó de “hipocresía” el intentar “evaluar el éxito o fracaso” de Cuba bajo el “bloqueo criminal” impuesto por EE. UU. durante más de 50 años.

“Cualquier país capitalista de América Latina habría colapsado en pocos meses” bajo esas circunstancias, sostuvo Correa ante el aplauso de cientos de miles de congregados.

También criticó con dureza a los grupos anticastristas de EE. UU. al señalar que Cuba “ha vivido una guerra permanente” librada por “la Cuba del Norte”, situada en Miami.

El mandatario agradeció la “solidaridad” de Cuba y Fidel con “la revolución ciudadana” de Ecuador, pero alertó que la región se enfrenta a “nuevas tormentas” que pueden ser peores que las que vivió el fallecido líder para lograr el triunfo de la Revolución Cubana y mantener el poder.

“Hasta la victoria siempre, comandante”, agregó para cerrar su discurso.

A LA CARTA