martes, 30 agosto 2016
17:35
h. Última Actualización

Dilma Rousseff quiere nombrar a Lula da Silva ministro para blindarlo de la Justicia

La presidente de Brasil deslizó la posibilidad que automáticamente dotaría de fueros al ex mandatario, acusado de lavado de dinero y ocultamiento de patrimonio.

Brasil /
11 mar 2016 / 13:19

La presidente de Brasil, Dilma Rousseff, declaró este viernes que sería “un gran orgullo” tener a su antecesor y padrino político Luiz Inacio Lula da Silva en su gabinete, aunque no adelantó si lo nombraría en algún ministerio.

“Sería un gran orgullo tener al presidente Lula en mi gobierno porque es una persona con experiencia, gran capacidad política”, señaló la mandataria justo después de repudiar la reciente denuncia y pedido de prisión preventiva contra el líder izquierdista por lavado de dinero. Como ministro, Lula quedaría automáticamente aforado ante la Justicia.

La Fiscalía de San Pablo pidió ayer la prisión preventiva del ex presidente en el marco de una denuncia contra del ícono de la izquierda brasileña por ocultamiento de patrimonio, una modalidad de lavado de dinero.

“Su detención es necesaria para el buen desarrollo de la investigación, ya que está demostrado que debido a su condición de ex presidente puede ubicarse por encima de la ley”, según un documento oficial al que tuvo acceso la AFP este jueves. Un juez deberá decidir ahora si acepta la denuncia del Ministerio Público y ordena la detención del ex mandatario, en un plazo que no fue precisado.

Los fiscales sospechan que Lula y su esposa, Marisa Letícia Lula da Silva, son los verdaderos dueños de un lujoso apartamento de tres plantas en la localidad Guarujá, lo que el ex presidente ha negado en reiteradas ocasiones.

El propio Lula y sus partidarios alegan que todos estos procesos constituyen un complot de la “élite” y la prensa para evitar su probable candidatura a la elección presidencial de 2018, a la que quiere llegar como el líder que sacó de la pobreza a 40 millones de brasileños la década pasada.

Estos días, entre pasillos de la política y la prensa local se comenta que Lula podría ser nombrado ministro por la presidente. El diario Folha de Sao Paulo publicó que Rousseff había aceptado darle un cargo en su gabinete, pero que Lula rechazó esa posibilidad.

Sin embargo, durante una reunión con dirigentes del Partido de los Trabajadores, Lula admitió que aún no decidió si será ministro luego de recibir el convite de Rousseff. El líder petista alabó la actitud “leal” de Rousseff al proponerle que sea parte del ministerio, con lo cual conquistará fuero privilegiado en el Supremo Tribunal Federal.

Si asume, quedará a salvo del juzgado de primera instancia de San Pablo, que analizará el pedido presentado ayer por los fiscales. En caso de ser ministro, Lula también eludirá el eventual procesamiento del juez federal de primera instancia Sergio Moro, a cargo de la causa por corrupción en Petrobras.

La semana pasada el juez Moro ordenó que la Policía Federal interrogue a Lula por su presunta vinculación con la organización delictiva que estafó a la petrolera estatal en unos 2.000 millones de dólares.

AFP

A LA CARTA