jueves, 26 mayo 2016
00:02
h. Última Actualización

Policía que reveló red de prostitución huyó de secuestradores

Ányelo Palacios, que denunció una red de prostitución masculina en la Policía de Colombia, fue secuestrado el pasado sábado

14 mar 2016 / 09:12

El oficial de la Policía de Colombia que denunció la existencia de una supuesta red de prostitución masculina en la institución y que fue secuestrado el pasado sábado en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, se escapó a sus captores.

El capitán Ányelo Palacios “se le voló (escapó) a sus captores”, informó el director de la Policía Nacional, general Jorge Hernando Nieto Rojas, a la emisora W Radio.

El general Nieto destacó que el capitán Palacios se encuentra bajo custodia del director del grupo antisecuestros y antiextorsión (Gaula), general Fabio Rojas, quien lo está trasladando a Cúcuta, capital departamental, para someterle a un examen médico.

El director de la Policía explicó que el capitán Palacios estaba retenido por sus captores en la aldea Caliche, jurisdicción del municipio de Ragonvalia, aunque no quiso especular sobre las razones del secuestro.

Palacios fue interceptado el sábado por la noche por cuatro hombres que viajaban en dos motocicletas cuando transitaba en un automóvil por el sector La Miguelera, en la carretera entre Cúcuta y la ciudad de Pamplona.

El capitán de la Policía viajaba con su padrastro, Arcilio Ortiz Valero, de 76 años, quien fue dejado en el lugar de los hechos y avisó de lo ocurrido.

Este oficial se había visto envuelto en un escándalo después de que se declarara víctima de una supuesta red de prostitución homosexual en la Policía, conocida como “La comunidad del anillo”, que a mediados de febrero le costó el cargo al director de esa institución, general Rodolfo Palomino.

La trama generó un debate nacional tras la publicación por parte de la emisora La FM de un vídeo grabado en el 2008 por Palacios en el que mantiene una conversación de alto contenido sexual con el entonces senador Carlos Ferro.

Eso llevó al procurador general, Alejandro Ordóñez, a abrir una investigación disciplinaria dentro de la institución por el “posible incremento patrimonial, presuntos seguimientos e interceptaciones ilegales a periodistas y creación y puesta en marcha de una supuesta red de prostitución masculina”.

EFE

A LA CARTA