miércoles, 07 diciembre 2016
09:41
h. Última Actualización

Corrupción e impunidad

30 nov 2016 / 00:00

    La corrupción es un pulpo con múltiples tentáculos, habita en instituciones estatales y en algunas personas. En política tiene varios rostros, mentir es “habilidad”, ofrecer y no cumplir, afirmar algo y actuar de manera distinta, aumentar el volumen o valor de adquisiciones u obras a cambio de coimas. Lo incorrecto está patentando una nueva argucia: cuando existen evidencias se alega persecución política; hay quienes sin rubor son candidatos por diferentes grupos políticos, lo que importa es figurar y negociar los votos. El contrabando antes condenable, ahora pasa desapercibido. La vocación de servicio ha sido sustituida por el tráfico de influencias, en ese escenario es difícil identificar quién procede correcta o incorrectamente; el negocio del politiquero está consumado, logra confundir. Se afirma con razón que ser sincero y honesto es una manera segura de llegar a ser pobre.

    José Martí advirtió “vivir con dignidad es muy duro, sin dignidad no se debe vivir”.

    Para que, quienes en el actual gobierno se han alzado con “el santo y la limosna”, no piensen han refundado la corrupción, la humanidad la ha padecido históricamente, antes con menos atrevimiento y menor cuantía que la que se ha enraizado a partir del auge del petróleo y el narcotráfico. Los griegos en el siglo IV a.C, anticiparon con la Escuela Cínica, existían los que no creían en convencionalismos sociales, tenían menosprecio por las ciencias, por lo racional, por la verdad, promovían el sofisma, la apariencia, la falsedad.

    Combatir la corrupción debe ser una constante e intransigente lucha, no se puede permitir que la impunidad y el paso del tiempo la convaliden, debe exigirse sanción sin concesiones a vivarachos que se benefician de corruptelas perjudicando a toda la sociedad. Una investigación periodística bautizada como “Panama Papers” destapó el lavado de dinero en paraísos fiscales, le costó el cargo a varios gobernantes en Europa. Ojalá en el Ecuador no se desvíen criterios y se descubra todo el enjambre de corruptos que comienzan a tener un fétido hedor en el ambiente ciudadano.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA