miércoles, 07 diciembre 2016
09:41
h. Última Actualización

Don Giovanni, ¿farsa o drama?

30 nov 2016 / 00:00

    En tiempos de Mozart, las óperas eran serias o cómicas. Nadie iba a la ópera a explorar la sicología del ser humano ni su lugar en el universo. Don Giovanni es una concentración de contradicciones irresistibles, hilarantes, inquietantes, sagradas, profanas, sin tiempo. Es mezcla de comedia y tragedia, en un nuevo género, llamado por Mozart y da Ponte “dramma giocoso”.

    La vida real no puede ser perfectamente dividida en comedia y tragedia. La razón por la cual Don Giovanni parece más real que muchas otras óperas del período es que muchas veces, durante ella, no se puede estar seguro si debemos reír o llorar. Esta obra maestra de Mozart comparte esta característica con las grandes obras del teatro. Shakespeare y Cervantes, extraordinariamente fusionaron la comedia con la tragedia en algo que llamamos lo grotesco, una categoría estética que representa lo raro, extraño, divertido, triste, estremecedor, todo en uno.

    Da Ponte recuerda que él enfocó Don Giovanni desde el punto de vista cómico y fue Mozart quien optó por abordarlo con seriedad, dando como resultado una obra cómica y seria a la vez. A ello se aferra Ethan Mordden cuando valora la genialidad de la obra como producto de la unión de dos Don Giovanni a un mismo tiempo: el que se refiere a la vida emocionante y a las andanzas de un sinvergüenza arrollador, mientras que el otro es una sátira de esa vida y de ese personaje. Mozart descubre, en su opinión, “el humor de los ideales y la sinceridad de lo trivial, la atracción de la vileza y el enojo de la diversión. Su diversidad es sorprendente”. Parte de la grandeza de esta obra es que no ofrece respuestas fáciles. Es como Hamlet, como el mar, misterioso, universal y cada persona encontrará un diferente significado. La música es bella, pero discutiremos interminablemente sobre las decisiones morales de los personajes ¿El mal siempre se castiga? ¿Nos va mejor viviendo una vida de temor a una vida llena de acciones excitantes? ¿Es la fidelidad posible o deseable? ¿El sexo sin amor tiene algún significado? ¿Despreciamos al Don o lo admiramos y envidiamos?

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA