sábado, 25 febrero 2017
01:05
h. Última Actualización

El maquillaje también se limpia

Labiales, blush y rímel pueden contaminarse y afectar su piel y visión. Aquí los tips para su higiene.

09 jul 2016 / 16:35

El maquillaje es una maravillosa creación de la industria cosmética que ayuda a disimular o corregir imperfecciones del rostro, pero sobre todo contribuye a realzar la belleza femenina. Sin embargo, el continuo uso y manipulación y la caducidad pueden contaminarlo y provocar molestias cutáneas como erupciones, irritaciones, resequedad e incluso una infección ocular”, señala la dermatóloga Blanca Almeida.

La experta explica que en el caso específico del rímel o delineador de ojos, es fácil contraer infecciones bacterianas por Estafilococo aureus, el cual desencadena orzuelos y conjuntivitis. “Y con los labiales, contagiarse con el virus del herpes simple, comúnmente conocido como ‘fuego’”.

Por eso, añade, es prioritario no solo mantener limpias las manos cuando se manipula el blush, los labiales y las máscaras para las pestañas, sino que cada cierto tiempo (dos semanas o cada mes) debe someterlos a una rutina de cuidados e higiene.

Las maquilladoras Karen Ponguillo y Valentina Bustamante nos dan algunos consejos:

Lápiz delineador

Los delineadores en formato lápiz para labios u ojos se desinfectan de la misma forma que los labiales. A los de madera se les saca punta y luego se sumergen por unos segundos en un poco de alcohol. Haga lo mismo con los retráctiles (los gira y sale el delineador). Desinfecte el sacapuntas con un cotonete con alcohol.

Labiales

Guarde los labiales en el congelador durante la noche para acabar con los gérmenes y antes de aplicarlo déjelo a temperatura ambiente por unos minutos. Limpie las tapas con paños húmedos.

Máscara de pestañas

Si la brocha de su rímel está llena de grumos tome un papel toalla y frote suavemente las cerdas hasta que los grumos se suelten. Sumergir la brocha en agua caliente por cinco minutos también ayuda. Y para desinfectarla remójela en una taza con alcohol antiséptico por un minuto y séquela con papel.

Esponja, brocha, pincel

Las esponjas lávelas una vez por semana, y cámbielas cada mes. A las brochas y pinceles debe asearlos con agua y jabón después de cada uso. Pero antes de guardarlos verifique que se encuentren completamente secos.

Productos en polvo y en crema

Hay sombras, rubores, bases en general, que vienen en crema y en polvo. Para eliminar la suciedad acumulada sobre los productos en polvo, retire la primera capa de maquillaje con papel tissué. Esto es suficiente porque, afortunadamente, en las presentaciones en polvo no hay riesgo de desarrollo de bacterias. También se puede rociar a distancia alcohol con un atomizador, procurando que no caiga directamente, sino solo como una ligera ‘llovizna’, para no arruinar el maquillaje.

A los productos en crema (formato paleta) puede desinfectarlos rociándoles alcohol, o pasándoles un tissué remojado en él.

ALERTA:

La dermatóloga Blanca Almeida ofrece estos consejos:

- Evite compartir el maquillaje, ya que al estar en contacto directo con la piel se convierte en un medio de transporte de infecciones. Lave el estuche o bolso donde guarda su maquillaje.

- Suspenda el producto ante síntomas como picor, inflamación o secreción.

- Verifique la fecha de caducidad del artículo aún sellado y posteriormente esté pendiente de la caducidad una vez abierto, la cual varía, según el producto, entre 6 y 12 meses.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA