sábado, 25 febrero 2017
01:05
h. Última Actualización

Inventos médicos con la marca nacional

27 dic 2016 / 00:00

Francis Loayza es ingeniero mecánico con un doctorado en Neurociencias. Es precisamente esta especialización que la obtuvo en la Universidad de Navarra (España), la que lo hizo juntar la Mecánica con la Medicina.

Como coordinador de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Ciencias de la Producción de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) ha visto nacer varios proyectos, unos más avanzados que otros y que buscan dar opciones modernas a problemas de salud.

Este profesional describe algunos de esos trabajos que avanzan de la mano de los estudiantes de pregrado.

Implantes craneofaciales

Son una alternativa para pacientes que han sufrido traumatismos craneofaciales o para los que han sido sometidos a operaciones en las que el cirujano tiene que romper parte del cráneo para descomprimir alguna inflamación cerebral. Luego esas partes quedan irreparables. En la Espol, se trabaja en implantes, para ello se aplican diferentes metodologías y materiales, desde polimetilmetacrilato hasta titanio. En este proyecto se trabaja desde hace dos años, se hace la reconstrucción tridimensional y con impresoras 3D se procede a la fabricación del implante. Así este calza exactamente en el agujero donde se va a completar el defecto óseo.

Estimuladores periféricos

Uno de los proyectos iniciales fue el desarrollo de unos estimuladores periféricos para pacientes con enfermedad de Parkinson. Se colocan en los pies para mejorar la marcha. El parkinson es un problema que clínicamente se lo ve como un defecto motor, que produce temblores, rigidez y en estadíos más avanzados empieza con problemas de congelamiento de la marcha.

Exoesqueleto robótico

El proyecto está en desarrollo. Se están adquiriendo dispositivos electrónicos para construir un exoesqueleto robótico que ayude a niños con discapacidad motora en extremidades inferiores.

Francis Loayza dice que se espera que para el próximo año o para el 2018, en la Espol se dé paso a la maestría de Ingeniería Biomédica, con lo que se espera poner más énfasis a trabajos como estos, que son un avance para la medicina nacional.

A LA CARTA